Nuestras mallas ganaderas, se distribuyen en rollos y están disponibles en diferentes alturas y tensado. Su destino principal es, mantener a los animales fuera de ciertas áreas, como carreteras, autopistas, viviendas, etc. Debido a que los animales son capaces de trepar, saltar, cavar agujeros, es necesario utilizar vallas de alambre anudado para limitar su intrusión en nuestra vida diaria. Estas vallas no son dañinas, protegen tanto a personas como animales. El riesgo de que los animales rompan una valla va relacionada tanto con la calidad del alambre que compone la malla, como con las capacidades de la especie en particular para pasarla.

La Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad dice que:

“Los cercados y vallados de terrenos, cuya instalación estará sujeta a autorización administrativa, deberán construirse de forma tal que, en la totalidad de su perímetro, no impidan la circulación de la fauna silvestre no cinegética y eviten los riesgos de endogamia en las especies cinegéticas. Las Administraciones públicas competes establecerán la superficie mínima que deben tener las unidades de gestión para permitir la instalación de estos cercados y así garantizar la libre circulación de la fauna silvestre no cinegética y evitar los riesgos de endogamia en las especies cinegéticas.

Para los cercados y vallados no cinegéticos las Comunidades autónomas podrán excluir esta obligación por causas de sanidad animal.”

Encuentre la mejor opción

También debe considerar dónde se instalará su cerca y analizar los siguientes factores:

- El entorno y los animales que se debe mantener dentro o fuera. Por ejemplo, animales salvajes versus ganado, por lo que la resistencia de su malla deberá de ser diferente en cada caso.

- La ubicación de la valla, es decir, si es una valla interna o servirá para marcar límites, ya que las mallas limítrofes deben ser más robustas que las internas.

- La topografía de su área, las posibilidades de acceso, caminos de tránsito que deben ser respetados en todo momento, ...

- Las autorización y normas de cada Comunidad Autónoma referentes al respeto de flora y fauna autóctona.

La calidad de los alambres de tensión, así como el nudo de unión entre alambres verticales y horizontales, son la clave para hacer la mejor elección según sus necesidades. La malla cinegética de alambre tensado suave ofrece una resistencia a la tracción de entre 600 y 800 N / mm2 y es el rollo de uso más común en silvicultura. Es fácil de instalar gracias a la flexibilidad del alambre. Generalmente se fabrican con fijación de articulación en forma de bisagra. Una malla de alambre de alta resistencia es muy efectiva cuando se quiere contener el ganado, donde existen diferentes posibilidades de nudos y calidad del alambre. Nuestra malla Ursus Cyclone es el rollo más fuerte que puedes encontrar dentro de nuestros productos.

Otro punto a importante a tener en cuenta, es el recubrimiento del alambre. En función de la agresividad oxidativa de la zona donde se quiera instalar, Betafence le aportará la solución idónea. Dentro de nuestra gama, podrá encontrar los siguientes acabados:

  • Triple galvanizado. Alambre con un recubrimiento mínimo de 200 gr/m2 de zinc.
  • Zincalú: Aleación de 95 % de zinc + 5% de aluminio, que confiere al alambre una duración en torno a tres veces mayor que el alambre triple galvanizado.
  • Plastificada: alambre galvanizado, más un posterior recubrimiento de PVC.

Le sugerimos que se tome su tiempo para elegir la malla que más se ajuste a sus necesidades, evaluando el entorno, ubicación y finalidad, y no dude en consultar con nuestros especialistas que le ayudarán a tomar la mejor decisión.


TOP